Fitch mantiene el rating de Crèdit Andorrà en BBB con perspectiva estable y confirma la solidez financiera de la entidad

Premios y reconocimientos
31/05/2018

Sede social de Crèdit Andorrà

 
 

La agencia de calificación Fitch Ratings ha mantenido a Crèdit Andorrà el rating a largo plazo BBB, con perspectiva estable, y el rating a corto plazo F3. Esta calificación refleja la fortaleza financiera del banco y la capacidad del modelo de negocio del Grupo de generar resultados de su actividad ordinaria de manera recurrente. 

En un entorno complejo como el actual, Fitch destaca la posición de liderazgo del banco en el mercado andorrano. El mantenimiento de la calificación pone de relieve la consolidación del modelo de negocio de Crèdit Andorrà, con una estrategia equilibrada enfocada a ofrecer servicios de banca privada y gestión de activos tanto en Andorra como a escala internacional, y de banca comercial en el país, que le ha permitido incrementar de manera continuada los volúmenes de negocio. 

Este rating pone de manifiesto la adecuada capitalización del banco, que presenta una ratio de solvencia que se sitúa en el 16,15% (por encima del mínimo legal exigido, del 10%), y una ratio de liquidez del 61,02% (el mínimo legal es del 40%). 

Xavier Cornella, consejero ejecutivo y director general de Crèdit Andorrà, ha destacado que «en un año complejo y marcado por la transformación del modelo de negocio, la calificación de Fitch reconoce el trabajo desarrollado y pone de manifiesto que el banco está en una buena posición para afrontar los retos de futuro con optimismo, trabajando día a día para mantener la confianza de nuestros clientes». 

La calificación de la entidad coincide con la del país, caracterizada por la estabilidad económica y un marco regulador reforzado con la adopción de estándares internacionales de transparencia e intercambio de información fiscal. 

De esta forma, Crèdit Andorrà consolida su posición de liderazgo en términos de resultados, así como de negocio en Andorra, en un año positivo marcado por un aumento del volumen de negocio y por la aplicación de la fase final de la transformación que requiere el nuevo contexto internacional establecido por Basilea III y las Normas internacionales de información financiera (NIIF). 

Durante el último año, la entidad también ha dado un impulso a la digitalización de productos y servicios para responder a las nuevas necesidades del mercado, a los nuevos perfiles y nuevas generaciones de clientes, y a las exigencias normativas del sector.

Tags: 
Volver

IMÁGENES Y VIDEOS RELACIONADOS